Spanish

LA POLÍTICA EXTERIOR EMPRENDEDORA Y HUMANITARIA DE TURQUÍA

La política exterior turca tiene como objetivo proteger los intereses de Turquía en un entorno regional y global volátil, mientras que moldea las condiciones para la paz y el desarrollo sostenibles en nuestra vecindad y más allá. En busca de este objetivo principal, Turquía contribuye a la paz, la prosperidad y la estabilidad en todo el mundo. Guiados por nuestro objetivo permanente de lograr "Paz en casa, paz en el mundo", como lo estableció el Fundador de nuestra República,Mustafa Kemal Atatürk, implementamos una "Política exterior emprendedora y humanitaria" que, en palabras de nuestro Presidente, "refleja el espíritu emprendedor y valores humanitarios de nuestra nación.”

La pandemia de coronavirus ha afectado al mundo entero en un corto período de tiempo y ha acelerado aún más las principales tendencias observadas recientemente en las relaciones internacionales. A nivel mundial, atravesamos un período caracterizado por una mayor incertidumbre, imprevisibilidad, crisis y conflictos que amenazan la paz y la estabilidad en nuestro entorno, rivalidades aceleradas entre diversas potencias, así como la erosión del multilateralismo y de los valores universales. El escenario internacional está conformado por la insuficiencia de los mecanismos de gobernanza global actuales, por las fragilidades, que están aumentando a nivel mundial sobre todo en nuestra región, por las desigualdades crecientes y por la aceleración de la digitalización.

Para eliminar las amenazas y los desafíos que emanan de ese telón de fondo y aprovechar de las oportunidades emergentes, Turquía se ve obligada a proseguir una política exterior sólida sobre el terreno y en la mesa mediante la implementación de una diplomacia perspicaz y ágil. En este sentido, Turquía se beneficia de tradiciones diplomáticas profundamente arraigadas y obtiene fuerza de varios factores, incluida su posición geográfica central, su extensa experiencia histórica, instituciones sólidas, recursos humanos sólidos y una economía dinámica. Así, la política exterior de Turquía es la encarnación de un puente entre la tradición y el futuro.

En consonancia con el aspecto emprendedor de su política exterior, Turquía utiliza varios instrumentos políticos, económicos, humanitarios y culturales complementarios y lleva a cabo una diplomacia que piensa global pero también actúa local en todos los rincones del mundo. Con 248 misiones diplomáticas y consulares, Turquía ha creado la quinta red diplomática más grande del mundo.

Turquía ha desarrollado una amplia red mundial de cooperación que incluye Consejos de Cooperación de Alto Nivel con 26 países, 4 Cumbres Intergubernamentales y una serie de formaciones trilaterales u otras formaciones regionales multilaterales. Turquía mantiene estrechos vínculos con los países de los Balcanes, Oriente Medio y Norte de África, el Cáucaso Meridional, Asia Meridional y Central. Más allá de estas regiones vecinas, Turquía profundiza su política de asociación en África y se extiende a los países de América Latina y el Caribe. La iniciativa “Asia de nuevo”, anunciada en 2019, ha dado a Turquía la oportunidad de sentar las bases de una política holística y global hacia Asia y el Pacífico, sede de las potencias emergentes del siglo XXI.

Como el país europeo más oriental y asiático más occidental, Turquía tiene como objetivo fortalecer sus relaciones estratégicas existentes y establecer otras nuevas. La plena adhesión a la Unión Europea sigue siendo una prioridad estratégica. Turquía tiene una asociación estratégica con los Estados Unidos como aliado de la OTAN y considera vital el vínculo transatlántico para la seguridad y la prosperidad en Europa. Como un miembro activo, Turquía contribuye fundamentalmente al principio de "la indivisibilidad de la seguridad" dentro de la OTAN. A tal nivel que está entre los 5 principales contribuyentes a las operaciones de la OTAN y los 8 principales contribuyentes al presupuesto de la Alianza.

Turquía es parte de Europa. Es miembro fundador de casi todas las instituciones europeas, entre ellas el Consejo de Europa y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Turquía contribuye activamente a los esfuerzos por hacer frente a los múltiples desafíos que también afectan a Europa, incluida la migración masiva. Como centro de energía y país de tránsito, Turquía desempeña un papel fundamental en la seguridad energética europea y mundial.

Turquía apoya la implicación regional y las soluciones a los problemas regionales. Somos miembro fundador de varias organizaciones e iniciativas regionales, como la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro, el Proceso de Cooperación de Europa Sudoriental y la Organización de Cooperación Económica.

Siendo un miembro destacado de la OCI, de los Ocho en Desarrollo (D-8), del Consejo de Cooperación de los Estados de Habla Túrquica (Consejo Turco), del Diálogo para la Cooperación en Asia y de la MIKTA (México, Indonesia, Corea, Turquía y Australia), hemos aportado una eficiencia y un dinamismo adicionales a todas las instituciones durante nuestros mandatos de las Presidencias.

La solución de los problemas mundiales depende del esfuerzo colectivo forjado por la cooperación y el multilateralismo eficaz. Esta realidad guía la diplomacia activa de Turquía dentro de los foros multilaterales. Turquía también ha sido un miembro activo del G20 desde sus inicios y ocupó su presidencia en 2015. Dentro del G20, Turquía ha estado promoviendo el nexo entre la ayuda humanitaria y el desarrollo, así como el crecimiento económico inclusivo y la distribución equitativa. Turquía ejerció en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas durante 2009-2010 como miembro constructivo que contribuye a la paz, la estabilidad y la seguridad mundiales. Bajo el lema de "el mundo es más grande que cinco" acuñado por el Presidente Recep Tayyip Erdoğan, Turquía ha estado abogando por la reforma de la ONU, de su Consejo de Seguridad, y de otras organizaciones multilaterales, con el fin de que sean aptas para el propósito de hoy.

Turquía desempeña un papel destacado en la resolución de conflictos y la mediación y es el único país que copreside simultáneamente los Grupos de Amigos de la Mediación de las Naciones Unidas, la OSCE y la OCI. Turquía también acoge las Conferencias de Mediación de Estambul anuales para hacer contribuciones conceptuales a la mediación sobre el terreno, da prioridad al fomento de la capacidad y organiza los "Programas de certificado de mediación para la paz" para jóvenes diplomáticos de los Estados miembros de la OCI.

Además del carácter emprendedor de nuestra política exterior, el factor humano sigue siendo el centro de nuestros esfuerzos. Así, Turquía se posiciona como una potencia compasiva. Durante la pandemia de coronavirus, Turquía actuó con la comprensión de que "los verdaderos amigos se conocen en la necesidad". Al extender una mano amiga a 156 países y 11 organizaciones internacionales, nos convertimos en un líder mundial en términos de asistencia médica, otra manifestación del carácter humanitario de nuestra política exterior. Turquía también ha repatriado a más de 100.000 ciudadanos turcos de 141 países en la mayor operación de evacuación de la historia de la República, y ha hecho sentir su poder de compasión a sus ciudadanos.

Alentamos la participación activa de nuestros ciudadanos que viven en el extranjero, en la vida política, económica y social de los países en los que viven, manteniendo al mismo tiempo sus vínculos con su patria y su cultura. Seguimos esforzándonos por aumentar la calidad de los servicios prestados a nuestros ciudadanos en el extranjero.

La humanidad sufre las más diversas lacras, incluidas el terrorismo, el odio étnico o religioso, la discriminación, el extremismo, la xenofobia y las tendencias antiislámicas , junto con otras formas de exclusión que también son motivo de preocupación. Al hacer frente a esas amenazas generalizadas, Turquía subraya la necesidad de transparencia, diversidad, diálogo y políticas inclusivas. Con esta mentalidad, Turquía ha asumido un papel de liderazgo en los esfuerzos para fomentar el respeto mutuo y los valores comunes entre las diferentes culturas y religiones. La iniciativa de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, copatrocinada por Turquía y España, representa una sólida respuesta a los escenarios basados en el denominado choque de civilizaciones.

El terrorismo y las diversas formas de extremismo han alcanzado una intensidad amenazadora en todo el mundo. Los grupos terroristas amenazan la paz y la seguridad internacionales. El terrorismo es un crimen de lesa humanidad que no puede asociarse con ninguna raza, etnia, fe o geografía. Es una lacra mundial que exige una respuesta y solidaridad mundiales. Turquía ha estado luchando activamente contra el terrorismo proveniente de cualquier organización bajo cualquier pretexto.

La tradición estatal de Turquía, centrada en el ser humano, también se refleja en nuestros programas de ayuda humanitaria y de desarrollo. La primera Cumbre Humanitaria Mundial se celebró en Estambul en 2016. Turquía es el mayor donante humanitario del mundo, y el país más generoso en base al gasto humanitario per cápita.

Al mismo tiempo, Turquía es actualmente el país que más refugiados acoge en el mundo. Alojamos cerca de 4 millones de personas desplazadas en el exterior, de las cuales aproximadamente 3.6 millones son sirios bajo protección temporal. Turquía ha gastado más de 40 mil millones de dólares para proporcionar ayuda y servicios a los sirios. Por otro lado, Turquía apoya el regreso voluntario y digno de los sirios a Siria y gracias a nuestros esfuerzos, cientos de miles de sirios pudieron regresar a sus hogares.

Para garantizar la eficacia de la política exterior es necesario mantenerse al tanto del cambio y diversificar los instrumentos políticos en consecuencia. Al diseñar iniciativas innovadoras, Turquía también está dando forma a la diplomacia de hoy y del futuro. La iniciativa de diplomacia digital tiene el objetivo de aprovechar el poder transformador de la tecnología en todas las vías de la política exterior y aumentar nuestra eficiencia y eficacia desde los servicios consulares hasta la diplomacia pública, y desde la infraestructura digital hasta la prospectiva estratégica y análisis.

Del mismo modo, el Foro de Diplomacia de Antalya está diseñado como una plataforma innovadora para intercambiar opiniones sobre cuestiones de índole mundial y regional, y ofrecer soluciones a asuntos fundamentales de política exterior. Con varios eventos en línea en 2020, el FDA ya ha comenzado a contribuir a la agenda global y al mundo del debate político.

Una Turquía fuerte significa una garantía de paz y desarrollo sostenibles y una fuerza impulsora para todas las cuencas circundantes. En 2023, la República de Turquía celebrará con orgullo su centenario. El cumplimiento de los objetivos concretos establecidos por nuestro Gobierno Presidencial no sólo elevará los niveles de paz y prosperidad en casa, sino que también reforzará las contribuciones de Turquía en su propia geografía y más allá. La Política Exterior Emprendedora y Humanitaria de Turquía continuará asegurando sus intereses nacionales y contribuyendo simultáneamente a los objetivos compartidos de la humanidad.